Hacienda Sepúlveda: un refugio que seduce en Lagos de Moreno

El mito del México bucólico de nanas y caballerangos vio su materialización en las películas de charros. De Tito Guízar en los años treinta, hasta el esplendor del género con Pedro Infante en los 50’s, aquellos hombres férreos y altaneros ayudaron a crear nostalgia por la vida rural, emoción que se afianzó por completo con la llegada de las telenovelas.

El charro es una herencia anacrónica de la vida en el campo. Su investidura está ligada a la exaltación de todo lo que tenga que ver con la revolución mexicana. Gracias a los melodramas mexicanos, muchos extranjeros piensan que todos en México vivimos rodeados de mayoras, caballos y el infaltable capataz masculinizado a la n potencia.

El aventadero y camino

Para 2017, la mayor parte de la población nacional se concentra en las ciudades. Pero la necesidad de reconectarnos con algo que nos de centro en forma de identidad, provoca traslados masivos a paisajes más campiranos. Hacienda Sepúlveda representa ese ideal del México posrevolucionario. Abrazada por colonias de pirules, este hotel y spa se construyó en la estructura de lo que fuera una hacienda agrícola del siglo XVII.

SONY DSC
Interior del spa

Sí, aquí sí hay mayoras, caballos y capataces. El aura del servicio te traslada de inmediato a un México que ya no es éste. El reflejo de una época que te alcanzó hasta aquí. Las gruesas paredes, la calandria jalada por caballos, el lago con patos, las fuentes y los herrajes repartidos por todo el lugar. En Sepúlveda una porción del tiempo se detuvo.

DSC09082HYHYHY

Cada cuarto es un homenaje particular. La decoración es única. Ninguna habitación está ambientada igual que otra y además tienen nombre propio; de rato me pregunto qué pasará en la “Contenta-maridos”. Los objetos antiguos se mezclan con los nuevos, y con adquisiciones que la dueña del lugar encuentra en sus viajes por el mundo. Sabrá Dios qué guardaron los baúles que están al pie de algunas camas. Cada metro cuadrado podría contar una historia absolutamente distinta a la del metro contiguo.

A la hora del paseo en caballo, Alfonso, anfitrión y miembro de la familia que posee la hacienda, nos prepara las monturas. Hay que familiarizarse con alguno de los animales y emparejarse con él. Visito a cuatro y ninguno me hace caso. Me acerco a uno color cobrizo, le espanto las moscas y en un rato ya me está buscando el hombro. Cabalgamos por una hora. Se llama Azúcar Canela y no hay que darle órdenes; tampoco quiero hacerlo. Si fluyo, él fluye. Su cadera acompasada nos mueve a los dos. Al llegar a la noria nos detenemos, nos miramos, sonreímos. Algunos quisiéramos vencer la distancia entre caballos y cabalgar en uno solo. Así se antoja el llano. Quiero tomar fotos, pero más quiero guardarme este cuadro en la cabeza. Dan ganas de refrescarse con una copa en el bar del lugar.

IMG_20170715_115505

IMG_20170715_122851

IMG_20170715_124355

IMG_7264

Pero lo que nos trae a este escenario es una promesa de amor eterno: tacos, tequila y jazz. Cada mes, los anfitriones ofrecen algo especial para los visitantes. Y para esta ocasión se trata de un festival de tacos que maridarán con tequilas Maestro Dobel y notas ácidas de jazz en vivo. El sol pega en los patios y la sed arrecia. Leo el menú y me quiero comer la cartulina en la que está impreso. Las paredes de mi boca empiezan a excitarse con las descripciones de un “Taco prehispánico” de lengua de res y escamoles, esas larvas de hormiga que representan un lujo ancestral que la tierra nos regala. También me le quiero ir encima al “Taco del alcalde de Lagos”, un promisorio bocado de birria preparada a la usanza local; dicen que va bien con Dobel reposado. Pero a la hora de la hora, el que se lleva todos mis respetos es el “Tajico”, un taco en tortilla de jícama, relleno de camarones en salsa de mango y compañero de mesa del Dobel blanco. No es que el resto de los tacos no hayan estado espectaculares, es que el Tajico, como los labios turgentes, es un bocado de gloria. En un costado de la mesa, Araceli Ramos, la maestra tequilera de Casa Cuervo, nos recuerda que el tequila se ha convertido en una bebida cosmopolita, para beberse no solo en medio del folclor de un mariachi, sino en un hall inundado de jazz: la evolución definitiva del charro altivo. El salón se vuelve cálido y el tequila nos invita a seguir platicando, a sacudirnos el calor, a compartir otro plato de tacos; a buscarse la mirada en medio del sopor casi sexual de las copas.

IMG_20170715_153014
Taco de lengua y escamoles
IMG_20170715_154745
Taco del alcalde de Lagos
IMG_20170715_160445
“Tajico”

Aquí la noche no es menos llamativa que las horas de sol. A medida que los pavorreales, las gallinas y los pájaros comienzan su procesión para irse a descansar, el sol cae, las estrellas se notan y yo pienso en un montón de cosas tétricas. El escenario no es para menos. Me acuerdo de Taboada y su “Hasta el viento tiene miedo”, y no quiero voltear a ver las ventanas de mi cuarto, que siguen abiertas. Prendo las luces de las tres estancias, la sala, la recámara y el baño. Quiero pedir una cerveza a la habitación, pero sé que me voy a cagar cuando escuche que alguien golpea la puerta de madera. Estoy sola y no quisiera estarlo. Esta área de la hacienda solía funcionar como las habitaciones para trabajadores, ahora convertidas en lujosas casitas campestres. Como ya conozco mi propensión a la hechura de chaquetas mentales, me olvido de la cerveza y me meto a la cama. Cierro los ojos y recuerdo que estoy en un lugar que probablemente es una de las mejores haciendas de México. La idea me reconforta, la abrazo y trato de dormir. Ya me levantará la promesa del charro, los tacos, el tequila y el jazz.

 


Hacienda Sepúlveda. Carretera Lagos-El Puesto 3132, km 4.5, Sepúlveda, 47515, Lagos de Moreno, Jalisco. Niños bienvenidos último fin de semana de cada mes, vacaciones y puentes oficiales. Teléfono: 01 (800) 503 8368474 746 5401 y al 33 4163 2426 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s