Balmori Roof Top Bar: una terraza en DF que hay que visitar

Parejas con looks cuidadísimos, platos perfectamente montados y una selección musical que invita a pedir otro gin tonic. Es otro día típico en la terraza del Balmori, un lugar en la colonia Roma de esos que no pueden pasar desapercibidos. Estoy sentada en la barra, platicando con Iván, quien hoy será mi anfitrión en cuestión de bebidas. Lula, mi contacto en el lugar, ya tiene una selección de platillos que van a acompañar el desfile de cocteles bonitos, de esos que a las mujeres -al menos a las mujeres foodpoliciacas- nos encantan.

SONY DSC

Con la dedicación de quien parece estar a punto de crear una obra de arte, Iván prepara el mise en place para entregar el primer trago: un dirty gin especiado, fresco, que, según me cuenta, acariciará el paladar para prepararlo a recibir los sabores de la comida. Nada transgresor, nos refresca de la caminata que acabamos de dar para llegar a Balmori. Mientras tanto, Lula ya está saliendo de la cocina con la entrada: un tataki de atún perfectamente montado que no por ser bello escatima en sabor. Gruesos y suficientes cortes de atún sellado con ajonjolí, en un lienzo pintado con brotes, pepino y reducción de balsámico.

SONY DSC

Por el calor, el atún hay que comérselo pronto, así que el tataki dura me dura un suspiro y me traen el plato fuerte. Hay que tener expectativas inalcanzables para que lo que está a punto de llegar a mi espacio en la barra no me deje con la boca abierta. Lula lo escogió: un plato de carpaccio de res finísimo con una sorpresa en el centro. En lugar de lajas de parmesano, trae un timbal de risotto. La decoración del segundo tiempo tampoco escatima y el chef, que ya salió a saludar, me ha mandado una flor comestible. El dirty gin no se acaba y entre bocado y bocado se ve la dedicación que Iván pone al preparar los tragos de todos los comensales. Sabe lo que hace.

SONY DSCSONY DSCSONY DSC

Me deshago en hablar del risotto y me dicen que aguarde, porque ahí viene el postre. Iván hace un espacio en su barra y me prepara el trago que va a cerrar la visita. Salem’s Spell es una mezcla alquímica de tequila (!) y strega, el licor italiano de las brujas. Con una varita de canela que humea, este trago te deja hechizado. Dulce, sin dejar de ser fresco, acompaña al postre: una rebanada de mousse de guayaba que no pienso compartir.

SONY DSCSONY DSCSONY DSC

Los precios no son los más accesibles de la zona, cierto, pero el servicio, el lugar, la música y, lo más importante, la comida y los tragos, valen cada peso que pagas. Si te tomas un trago para acompañar tu comida, el check promedio rondará los 500 pesos. Balmori es un lugar casual high-end, ideal para una noche de chicas o para ir con tu pareja a dejar que los consientan. Aquí nada pasa desapercibido y vale la pena ponerte muy guap@ para la ocasión. No le cambiaríamos nada.

Balmori Roof Top Bar // Zacatecas 139 2do piso, Cuauhtemoc, Roma Norte, 06700 Ciudad de México, CDMX. Martes-sábado 13:30 a 1:30 y domingo de 13:30 a 18:00. (55) 52 64 17 57

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s