Épice Bistro, brunch y amor comestible en Bosques de Reforma

“Este es un lugar para los vecinos, para la gente del barrio”, nos cuenta Julia, anfitriona de Épice.

SONY DSC

Al principio no entendía a qué se refería Julia con aquello del barrio. Estamos en Bosques de Reforma, una zona bastante privilegiada, nada que ver con el concepto que mi cabeza ha armado sobre la palabra “barrio”. Pero conforme pasas el tiempo aquí entiendes de qué van las palabras de Julia: toda la gente que llega a comer a Épice vive en la zona. La mayoría saluda a la anfitriona como amiga de toda la vida, como la vecina que siempre tiene algo rico cocinándose en la estufa. Este es un lugar de la comunidad y los comensales lo sienten, viven y disfrutan.

SONY DSC

La carta te da la bienvenida y te pide que permitas que te consientan. Y es imposible no hacerlo desde que entras al lugar. Una atmósfera de jardín, de esas que invitan a tomarte un par de spritz, enmarcan una selección gastronómica que fue creada por la misma Julia y su hermana. Se trata de platos típicos de un bistro pero con toques mediterráneos. Los ingredientes son escogidos con parsimonia y se privilegia que sean mexicanos en la medida de lo posible. Aquí la idea del consumo local se vuelve redonda. Cocina fancy, muy bien vestida, pero casual, amistosa, sin pretensiones ni ínfulas de autor y esas sobreexplotadas contemporaneidades.

SONY DSC

Su brunch ha ganado fama e incluye versiones más húmedas de los omelettes clásicos -al estilo francés-, croque madame, sándwiches, jugos, panadería casera y hasta chilaquiles. Para la hora de la comida la carta despliega todo su esplendor. Los quesos son una parada obligatoria. Julia ofrece lácteos artesanales de altísima calidad. La burrata es una entrada monumental, con sabores cítricos y boscosos que contrastan y magnifican el dulzor de este queso. Su steak tartare es carnavalesco en colores y un toque de nopal crudo te recuerda que nunca has comido un tartare igual. No puedes venir y no probar su short rib, cocido a fuego lento durante varias horas -lo que le confiere una suavidad desafiante- envuelto en una reducción de buen vino tinto cuya consistencia que recuerda al mole ¡una pieza que exige contemplación y aplausos! Épice es un refugio comunitario, donde la comida es el pretexto -uno excelente, por cierto- para compartir las anécdotas sociales de la semana. Vente temprano, cierran a las 6pm, excepto los domingos que el servicio para a las 4pm.

Épice Bistro // Prolongación Bosques de Reforma 1433, Ciudad de México. Mar-vie 8:00 am a 6:00 pm, sábado 9:00 am a 6:00 pm y domingo de 10:00 am a 4:00 pm. Cierran los lunes.

SONY DSC

SONY DSC
Burrata con ralladura de cítricos

SONY DSC

SONY DSC
Este steak tartare es una fiesta en sí mismo
SONY DSC
La joya de la corona: short rib con varias horas de cocción
SONY DSC
Un dulce cierre: tarte tatin calientita con helado de vainilla natural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s